lunes, 17 de febrero de 2014

Palabras a mi violador, por Jennifer Salinas






La boxeadora boliviana Jennifer Salinas acaba de colgar este video en su cuenta oficial de Facebook.

Un día después publicó el porqué decidió hacer este video, uno de los más difundidos en estos días:




Para conocer un poco más de este caso reproducimos el fragmento de la entrevista que concedió esta atleta al periódico El Deber titulada. Jennifer Salinas, un golpe que aún duele. La fotografía también pertenece a ese diario:

A la campeona mundial supergallo de boxeo todavía la persigue la sombra del abuso sexual en su infancia, reconoce que no es la esposa ideal y que su vida no es perfecta.

A solo dos días de haber conseguido el título mundial del boxeo femenino de la categoría supergallo (1 de diciembre de 2013) y todavía con las secuelas de los golpes que recibió en la pelea con Yolis Marrugo, Jennifer Salinas abrió las puertas de su corazón y habló de su victoria, de su faceta de compositora, de sus luchas, de su matrimonio y de los traumas de su niñez; esos que si bien provocaron un daño sicológico profundo, con el paso de los años la convirtieron en la mujer guerrera y fuerte que hoy es, un orgullo para todos los bolivianos.

Está disfrutando al máximo de su logro, pero es evidente que la sombra de la violación que sufrió en su infancia aún la persigue.

“El dolor está latente y no consigo borrar esas imágenes que vienen a mi mente. Le he pedido a Dios con todas mis fuerzas que me quite esos recuerdos tan dolorosos, pero se van momentáneamente y luego vuelven”, dice entre sollozos.

Se seca las lágrimas, respira hondo, esboza una sonrisa y afirma que no quiere que nada empañe este título que dedica a todos los bolivianos y, en especial, a los que confiaron en ella. 

¿Cómo fue tu niñez?
Hubo momentos de mucho dolor, pero también viví tiempos lindos. Sin embargo, veo fotos de lugares donde estuve con mi familia que no recuerdo. Me veo feliz, sonriendo o jugando con mis primos, pero esas imágenes no vienen a mi mente, se quedaron en el olvido, pero recuerdo todo lo malo.

 ¿Te referís al abuso sexual que sufriste?

Sí... Me dañó tanto que no puedo olvidarlo, pese a todos los esfuerzos que hago, está ahí. El abuso comenzó a mis cinco años y lo cometieron dos personas cercanas que trabajaban con mi familia. No hablé porque pensaba que mi mamá iba a estar defraudada porque sentía que se me estaba acabando el tesoro, que ella me decía que lo debía guardar hasta el matrimonio. Primero hubo mucho dolor. Después de un tiempo, me hice cueruda y aguantaba. Ella se enteró de todo cuando yo tenía 16 años, después que leyó mi diario.

 ¿Cuál es tu mensaje?

Primero es para los padres, para que hablen con sus hijos del buen toque y del mal toque, que siempre revisen, que conversen con sus niños. Hay que explicarles quién tiene acceso a tocarles sus partes íntimas. Mi papá nunca me habló nada de que no me deje tocar o que no me siente en la falda de un hombre, y mi mamá me hablaba de que tenía un tesoro que lo debía de cuidar. Desde muy chiquita me decía que yo tenía un regalo de Dios que era la virginidad, que debía guardarlo hasta el matrimonio para compartirlo con el esposo. Me hizo ver que si perdía ese tesoro estaba fregada y no valía nada. 

 ¿Y a las niñas que les decís?

Que no guarden silencio, que denuncien, que no se dejen, que griten, que pateen, que peleen y que se defiendan. 

 Con tus hijos ¿cómo actuás?

Siempre les hablo del buen toque y del mal toque. Cuando cambio el pañal a mi niña más pequeña, la miro y si veo algo anormal, interrogo a la niñera y debe responderme al tiro. Cuando llevo a mis niñas al médico, no me gusta que las chequeen. No tenés idea el infierno que vivo cuando le sacan el pañal a la más pequeña porque no sé si el médico la está mirando con otra intención, porque si su mente es pervertida al ver ya está abusando. Eso siento hasta con las mujeres, porque hay algunas que también abusan de los varoncitos. Por eso tuve a luz a mis niñas en mi casa, porque ahí nadie las puede tocar ni les puede hacer daño. 

 ¿El abuso te volvió agresiva con otros varones?

Sí. Me desquitaba con quienes no debía. Vivía muy enojada, pero nunca confrontaba a los culpables y no les decía que no me hagan más daño. Cuando me animé a enfrentarlos y les dije que no vuelvan a tocarme porque de lo contrario los iba a denunciar con mi padre, nunca más lo hicieron. Vivo tan enojada conmigo misma porque digo por qué no hablé antes. Ahora hablo demasiado, cuando veo que la gente quiere verme la cara, exagero y hablo por demás, tengo una personalidad muy agresiva cuando veo que alguien quiere propasarse o abusar de mí.

 ¿Volcaste todo ese dolor que viviste de niña en el boxeo? 

Sí y no. En parte, porque todavía vivo con mucho dolor, sufro y aún tengo ganas de vengarme, por lo menos de uno de ellos, porque el otro murió. Acabo de ganar el título mundial de boxeo y uno de los que me hizo daño vive en Santa Cruz. Me pregunto, ¿qué pensará ahora cuando me ve peleando por mi vida?, porque uno puede morir con un mal golpe? ¿Qué dirá este hombre? ¿Pensará en el daño que me hizo? A este lo vi después de muchos años e intentó saludarme y le dije muchas cosas, pero no todo lo que se merecía. Todavía quiero que sea castigado por lo que me hizo y me gustaría que sufra de la misma manera que me hizo padecer a mí.

 ¿Tenés algún proyecto para ayudar a las niñas violadas?

Es mi mayor deseo. Tengo un proyecto, pero todavía no sé cómo lo voy a encarar. Sé que Dios tiene un plan grande a través del boxeo.

sábado, 8 de febrero de 2014

La película de Facebook del presidente Evo




Exacto, así sería la película del presidente Evo Morales si tuviera cuenta en la hoy red más grande del mundo, que a modo de celebrar sus 10 años empezó a elaborar esta aplicación para que cada uno de sus usuarios se sienta "importante" (¡pobres ilusos!).

Es obvio que resumir 8 años de gobierno en un minuto es poco menos que imposible, así que pusimos las cosas buenas y malas con mucho humor y sarcasmo según nuestro malapalabresco criterio. De seguro muchos alabarán sólo un lado de la moneda y es que en estos tiempos de ausencias de grises y colores donde una gran mayoría se alinea en blanco o negro le es difícil reconocer errores propios o logros ajenos. Una huevada.

Claro, quedó mucho material fuera, cosas increíbles, así que si diosito quiere y la virgencita se deja algún rato publicaremos lo que ahora no entró. También para que los piratas hagan un bonito DVD con extras incluidos. Esto es copyleft, así que pueden hacer lo que les venga en gana, simplemente citen al autor: Lamalapalabra.

Nuestro poderoso equipo de producción, guionización, filmación, comercialización y esterilización está preparando las películas de otras caras conocidas de nuestro medio, así que mucha paciencia. Demás está decir que esto marca el retorno de LMP TV, que lo hace cada muerte de Papa... bueno, no murió pero colgó la sotana protectora de pedófilos, así que da lo mismo. Si no sabías que existía LMP TV ahí te dejamos lo que hicimos hace algunos años: La burbuja de Valdivia.

No somos malos. No queríamos que el Jefazo se quede sin película cuando sus colegas ya las tienen. ¿No las vieron? Pues ahí va una buena selección de lo mejorcito: 

Sebastián Piñera (Chile)



Nicolás Maduro (Venezuela)


Cristina Fernández (Argentina)


Pepe Mujica (Uruguay) 


Enrique Peña Nieto (México) 


Augusto Pinochet (Chile)

jueves, 30 de enero de 2014

El día que ahorcaron a los ositos de peluche en La Paz


A finales del 2013 los habitantes de La Paz despertamos asombrados por una matanza poco usual, en realidad era la primera vez que veíamos algo así. No eran los muñecos de advertencia: "todo ladrón que sea sorprendido será linchado" o el cadáver de algún ladrón linchado y ahorcado. Eran una masacre de ositos de peluche.

Sí, pequeños muñecos que alguna vez pudieron ser el símbolo de amor o alegría de alguna pareja. Pero estos peluchitos habían sido colgados de una cuerda con nudo de horca en diferentes partes de la ciudad de La Paz.

Todos se preguntaban qué carajos significaba eso, ¿un nuevo sitio de venta de drogas, una performance artística, algún depredador de peluches?

A pocas horas del suceso, Tizi Jimenez su autor explica este macabro hecho en su perfil de Facebook:

ANIMALES ENFERMOS



Es un acto de terrorismo conceptual en mentes frágiles, o un respiro de paz de aquellos que tanto callaban.

Mi idea en esta obra es la de MATAR sentimientos, así de simple, pero dado el hecho que este es una intervención urbana, y un defecto natural, la interpretación de la cual está al merced de la gente.

Un objeto tiene el potencial de afectar los sentimientos del sujeto, pero no por acción del objeto. es el sujeto quien se produce a el mismo los sentimientos hacia el objeto. Adicionando, es el sujeto el que disuelve sus afectos al objeto y no es el objeto el que disuelve los afectos que existen en el SUJETO. 

Aprovecho estas festividades, en especial la de Navidad, para poder desarrollar en la mente de gente que este apta intelectualmente para poder comprender este CONSUMISMO innecesario y hasta a veces obligado. De seguro que las mentes frágiles interpretaran esta obra como algo violento y quizá en contra los animales, al contrario, esta obra es pro-adopción de aquellos que tanto son ignorados.

En total fueron ahorcados 11 sentimientos, el doceavo lo dejo en manos de cada uno, lo dejo en esas mentes que se reprimen día a día.

TODAS LAS IMÁGENES FUERON DOCUMENTADAS Y EN ALGUNOS CASOS DIRIGIDAS POR EL FOTÓGRAFO BO GA RT

NO ESPERO NADA BUENO NI NADA MALO DE USTED ESPECTADOR, PERO SI ESPERO MUCHO.

Gracias...


















jueves, 26 de diciembre de 2013

Los 45 Harlem Shake bolivianos más raros del 2013

Una de las cosas más virales que se sintió en la web boliviana fue el famoso baile del Harlem Shake y que este 2013 nos deja algunos de los más raros videos filmados por bolivianos o realizados acá en Bolivia. Elige tu favorito… ¡¡¡con los terroristas!!! 


Escaladores de edificios:



El Harlem Shake más alto del mundo, en Chacaltaya a 5.421 msnm:



Pepino Style:



Desde Santa Cruz:



Hay que reconocer que el profe del Don Bosco de Potosí tiene mucha onda. Pre-Promo Amarillo 2013:



Una muy bizarra con el Evo:



De Pepsi Bolivia:



Basquetbolistas de la UMSS:

Futbolistas de Fundación Gol (Sta Cruz) socia del Real Madrid:

Cuando nos vacunaron 5-0 en Colombia:

Tiernos niñitos de una guardería:

Programa de TV Levántate Bolivia:

Cholita Style:

Fraternidad Tacupe:

Taller mecánico Maxxis Ortiz SRL:

En el Colegio Alemán de La Paz:

De los amantes del Dota en La Paz:

Changos con navajas, algunos bolivianos radicados en México:

Del 5º A (promo 2014) del colegio Boliviano Americano en Santa Cruz:

The Strongest (¿por esto perdieron el tetra?)

Busca al boliviano:

De Ciencias de la Computación de la Cato de La Paz:

Un zoofilico y un perro le dan duro a un chapi en Santa Cruz:

De Tigo Santa Cruz:

¡¡¡Con las muelitas!!!

Voluntarios gringos en La Paz:

Desde Oruro, donde se congela el…:

En un matriqui en el Hotel Los Tajibos:

En el Quinto Centenario de La Paz:

Unos gringuitos en el camino de la muerte:

Kochalitas en el Cristo de la Concordia:

En el internacional Salar de Uyuni:

Otro en el Salar:

En el Cementerio de los Trenes de Uyuni:

Uno de los mejores filmados en el Salar:

De la década de los 80:

Karate Style:

En Trinidad también saben sodomizar peluches:

Esto sí que es extremadamente casero:

Chapaco style. (Aunque largo, un aplauso porque lo hicieron delante de una patrulla 110):

Paint Ball Style:

En una calle perdida de Santa Cruz:

Otros que gustan darle a los peluches:

Arquitectura de la UMSS:

Estos desgras sodomizan a la cortina ¡alguien piense en los niños!

lunes, 9 de diciembre de 2013

¿Fraude en el sorteo de la FIFA?

Una publicación en You Tube  ha empezado a barajar la posibilidad de que la FIFA manipulara el sorteo para el Mundial de Brasil 2014.
Veinte horas antes de que se efectuara el sorteo de grupos, la cuenta Brasil 2014 Fraude @FraudeMundial14 ya había publicado el resultado.
“A través de este Twitter haremos público el grupo que integrará la Argentina en el próximo mundial de fútbol en Brasil”, "obligados a publicar el ganador de la competicion, quien ya fue digitado por Blatter y compania desde Suiza." "Lamentamos profundamente que un deporte tan puro sea manchado por un organismo internacional que actúa en función de intereses económicos". Además de "adivinar" los integrantes del grupo de Argentina, también acertó con el  país europeo (entre Grecia, Bosnia, Italia, Holanda, Inglaterra, Francia, Portugal, Croacia, Rusia) que iría al bombo 2, Italia. "El país sorteado del Bombo 4 que pasara a ser parte del Bombo 2 sera Italia #FifaFraude" publicaron en otro tweet.



Abajo mostramos el vídeo que circula en las redes sociales, en el que se explica cómo se llevó a cabo la supuesta manipulación durante el sorteo para el Mundial de Brasil 2014. Jerome Falcke, secretario de la FIFA habría intercambiado los papeles, con los nombres de los países, que aparecían en los bolillos antes de presentarlo a las cámaras.
¿Fraude? viniendo de la FIFA, no sería nada raro. 


video

jueves, 5 de diciembre de 2013

Compañía japonesa lanza ingenioso spot publicitario

ADVERTENCIA: No apta para cardíacos
Autoway es la empresa que apostó por este terrorífico anuncio que ya lleva más de un millón y medio de visitas en You Tube.



martes, 29 de octubre de 2013

“La Sociedad Juliette”, novela de Sasha Grey (fragmento)





Mi hombre enmascarado me lleva hasta el final de la sala, como haciéndome desfilar delante de todos, exhibiéndome. Me indica con una seña que me siente en una butaca de anticuario de gran tamaño con tapicería de gamuza roja. Me siento con las piernas juntas y las manos sobre el regazo, modosita y formal como una colegiala católica. Él me mira, me sonríe y palmea el brazo de la silla. Y no tiene que decir nada más, ya sé lo que quiere, lo que espera.

Levanto y separo las piernas, apoyándolas en cada brazo de la silla y deslizo el trasero hacia delante, hacia el borde del asiento. Él se arrodilla delante de mí, me coge el pie izquierdo con las dos manos y empieza a masajearme la planta con los pulgares, desplazándolos hacia arriba y hacia abajo, como hacen los gatos para probar la comodidad de una silla antes de instalarse. Cuando llega arriba, acaricia la base de los dedos con el pulgar y luego lo desliza hacia arriba por cada uno de ellos, los separa, y explora el espacio intermedio.

Cierro los ojos para poder aislarme del mundo y concentrarme en cada caricia y cada roce, y antes de darme cuenta me está besando la planta del pie, chupándome cada dedo, lamiéndolos con la lengua en movimientos circulares alrededor y entre ellos. Y es una sensación divina.

Noto cómo me recorre la parte interna de las piernas con los dedos, palpándome la entrepierna y acariciándome la concha para, acto seguido, separarme los labios con el dedo índice y el pulgar. Ya estoy empapada, húmeda y viscosa. Siento cómo me lame la concha con lenguaradas firmes e insistentes, como hace un gato para limpiarse. La máscara me presiona con fuerza contra el clítoris y me lo frota arriba y abajo con la nariz, mientras él se afana con la boca alrededor de mi entrepierna, lamiendo, chupando y succionando. Siento cómo me sondea la raja con la lengua. Se zambulle en el interior y es tanto el placer que siento que dejo escapar un gemido y desplazo las caderas hacia delante para que me ensarte con su lengua. Sin embargo, en cuanto lo hago, se aparta y me deja con las ganas.

Me pone las manos sobre las piernas, me las junta y me las levanta de manera que tengo los pies por encima de mi cabeza, y la concha me sobresale, húmeda, hinchada y expuesta. Me rodeo las piernas con los brazos para mantenerlas en su lugar mientras él me apoya una mano en el muslo y me da una palmadita rápida en la concha con la otra. Dejo escapar un grito, y no sé si es en respuesta al golpe o al sonido, pero eso lo anima a hacerlo otra vez. Vuelve a darme una palmada en la concha y siento cómo me reverbera en el clítoris cuando retira la mano.

Luego siento de nuevo su boca en mi cuerpo, pero esta vez me la clava con firmeza alrededor del clítoris, y lo siento aspirarme en su boca, chupando con ahínco y golpeando luego la punta con su lengua, paseándola por el capuchón, soplando sobre él, chupándolo otra vez, comiéndoselo a lametones. Y cada vez que finaliza un ciclo de aspirar, soplar, morder y lamer, lo altera y no sé qué es lo que vendrá después. Y es tanto el placer que siento que dejo escapar una sucesión de pequeños jadeos y gemidos rítmicos.

Mientras hace todo eso, sus dedos encuentran mi agujero, tan húmedo que ya siento un rastro de fluido que me resbala chorreando hasta el agujero del culo. Y sin perder un segundo, desliza los dedos dentro, explorando alrededor del suave montículo carnoso detrás de mi clítoris. Me está chupando el clítoris y bombeándome con los dedos en la vagina hacia atrás y hacia delante, y siento que estoy a punto de correrme y que no podría evitarlo aunque quisiera. Siento el hormigueo en las terminaciones nerviosas, enviando corrientes eléctricas que me recorren todo el cuerpo. Me sacuden entera. Me encabalgo sobre su boca y noto sus dientes, su lengua, sus labios, todo a la vez presionándome el clítoris.

Luego siento que me mete el pulgar empapado de saliva en el culo, pensando que me tiene tan distraída que no voy a darme cuenta, y me hace aterrizar de vuelta de golpe. Lo miro a los ojos y le digo tajante: No. Si pudiera leerle la expresión de la cara, probablemente vería decepción, pero obedece, y la verdad es que me importa un huevo si piensa que soy una mojigata. No se trata de eso. No soy ninguna virgen anal. Es solo que quiero guardarme algo para mí. Quiero guardarme algo para Jack. Y esto no es como la Fábrica de Follar. Esto no es un descontrol donde todos se lo montan con todos y nadie se pelea por un quítame allá esas pajas. Aquí controlo yo, y en mi zona de confort mando yo y puedo llevarlo todo lo lejos que yo quiera.

Cambiamos. Él se sienta en la butaca y yo me encaramo a los apoyabrazos, me agacho y lentamente me acomodo en su pija. Y tengo la concha tan mojado que se desliza hasta el fondo, hasta la base, y ahora me toca a mí hacerlo gemir. Vuelvo a levantarme. Unos regueros de fluido espeso, blanco y cremoso le resbalan por la pija y forman un charco en su vello púbico. Me escupo en la mano y la bombeo, cubierta con saliva y fluidos, y sigo bombeando hasta que oigo el gemido insistente y casi inaudible que me hace saber que voy por buen camino.




Vuelvo a bajar para acomodarme en su pija de nuevo, inclinándome hacia delante de manera que tengo las manos sobre los apoyabrazos y el culo ligeramente hacia arriba y en ángulo, tirando consigo de la pija. Voy alternando entre lentos giros con las caderas y movimientos hacia atrás y hacia delante y vuelvo a oír de nuevo el aullido inaudible. Estoy resbalando hacia atrás y hacia delante sobre su pija y él extiende las manos, me toma los pechos y con el dedo índice y el pulgar me aprieta fuerte los pezones.

Ahora que me tiene desatada, húmeda y dispuesta, tiene otro as en la manga: quiere compartirme con otros. Y no sé cómo lo saben o si él les ha hecho algún tipo de señal, pero de pronto me veo rodeada. Y no tengo miedo.

Una muralla de carne masculina me separa del resto de la sala, como resguardándome. Y me siento segura.
Cuando algunos se van, otros ocupan inmediatamente su lugar. Y yo quiero justo eso. Cuantos más, mejor.

Pierdo la cuenta de cuántos rostros enmascarados y pijas anónimas se me acercan, inclinando la cabeza a medida que avanzan, implorando atención. Cojo todo cuanto queda a mi alcance con todo lo que tengo, y una vez que lo pruebo me doy cuenta de que sigo con ganas de más. Cuanto más tengo, más hambre siento, y no parará hasta que yo quiera. Y no quiero.

El sexo se pone cada vez mejor y mejor y mejor. Los orgasmos se vuelven más y más intensos, y justo cuando creo que ya he alcanzado el límite, llega otro que me lleva aún más alto y no quiero que esto pare, porque el placer es rabiosamente intenso.

Es como si tuviera el cuerpo sacudido por la electricidad. No solo cada vez que me corro. Cada vez que me tocan. Como si me dispararan descargas con una pistola eléctrica, una y otra vez, y otra. Experimento un placer tan grande que lo percibo como dolor. La dopamina me inunda el cerebro, la adrenalina me fluye por el cuerpo y pierdo la noción del tiempo.

Es como si estuviera cogiendo sin parar durante veinticuatro horas. Y supongo que, si de veras quisiera, probablemente podría seguir otras veinticuatro. Mi cuerpo seguiría adelante siempre que mi cerebro recibiera estímulos. Y esa es la cuestión: la mente nunca se cansa de la actividad física, solo se distrae y se aburre. Es entonces cuando se instala la fatiga. Pero si consigues mantener la mente concentrada, es imposible saber hasta dónde puedes llegar.

Yo voy más allá de lo que jamás pensé, y si pudiera verme ahí, en esa habitación, rodeada por todos esos hombres, no sé si me reconocería. Probablemente reconocería a Anna.

Cuando llego a casa me duele todo el cuerpo, tengo tantas punzadas como si hubiera escalado una montaña y hubiese tenido que utilizar cada parte de mi cuerpo para llegar a la cumbre. Me siento vigorizada pero exhausta, y lo único que quiero es tomar un largo baño de agua caliente.

Mientras dejo correr el agua me miro en el espejo del dormitorio. Y me alegro de que Jack no esté aquí y no pueda verme las rojeces que tengo en el cuerpo debido a los golpes, los manoseos y los pellizcos. Al mismo tiempo, todavía estoy en un estado de excitación exacerbada, y muy, muy caliente. Si Jack estuviese aquí, tardaría un segundo en tener su pija en la boca. Me lo cogería y luego haría que me castigase con su pija aún más.

Enciendo una vela con aroma a jazmín, distribuyo unas velas de té alrededor de la bañera, vierto unas gotas de aceite de lavanda y me meto poco a poco en el agua, centímetro a centímetro, hasta que estoy completamente sumergida y siento cómo el calor empieza a relajarme los músculos y el vapor me penetra en los poros de la cara y el cuerpo, y entonces empiezo a sudar.

Duermo mejor de lo que he dormido en mucho tiempo. Duermo como un bebé.

(Fragmento de La Sociedad Juliette, novela de Sasha Grey. Editorial Grijalbo, 304 páginas.) 

lunes, 17 de junio de 2013

Carta de uno de los becarios de la Agencia Boliviana Espacial expulsado de China




A continuación publicamos la carta de Nicolás Gumiel, uno de los 64 becarios de la Agencia Boliviana Espacial en China y que fue expulsado, junto a otro, por el caso de la posesión de un celular ajeno. Reproducimos esta carta tal cual (pese a la tremenda extensión), sin embargo hemos omitido los nombres de terceras personas hasta no conocer su versión en este delicado caso. 


La Paz, 12 de Junio de 2013
Señor:
Ing. Iván Zambrana Cruz
Director General Ejecutivo
Agencia Boliviana Espacial
La Paz- Bolivia

REF: Carta DGE-ABE 178/2013

Estimado Ingeniero:

Por medio de la presente doy respuesta a la carta DGE-ABE 178/2013 (en adelante la “Carta”) de fecha 21 de mayo de 2013, que me fue notificada el día martes 11 de junio de 2013.

I. Antecedentes.
Mi vida se ha caracterizado por observar siempre un comportamiento ejemplar. Me he destacado como un buen estudiante desde mis primeros años de colegio, habiéndome graduado por excelencia de la Universidad Católica Boliviana como Ingeniero de Sistemas. Pero fundamentalmente soy un hombre de principios y valores morales preocupado siempre por la justicia y la equidad.

Como su autoridad conoce, para poder participar de la convocatoria de la Agencia Bolivia Espacial dejé un trabajo en IT Solutions, una empresa de tecnología de información en California, EEUU y regresé a Bolivia motivado por mi interés en el Programa e ilusionado con aportar a mi país en un proyecto de esta magnitud. Postulé y gané la beca de transferencia tecnológica y entrenamiento en el proyecto de Comunicaciones Tupak Katari. Esta beca la gané en virtud a un concurso de méritos, en el cual hubo varios exámenes de competencia. En este concurso fueron seleccionados 64 estudiantes dentro un grupo de aproximadamente 2000 participantes. La beca consistía en cursos de entrenamiento de operación de satélite, a llevarse a cabo 9 meses en China y 3 meses en el Estado Plurinacional de Bolivia.

En virtud de lo anterior, en fecha 28 de octubre de 2012. Fui a China a los efectos de recibir dicho entrenamiento. Durante mis estudios en China, demostré siempre responsabilidad y aplicación en mis estudios, estando dentro de los 15 primeros estudiantes de mi especialidad, un logro Certificado por la compañía CAST.

El día sábado 20 de abril, salí con un grupo de becarios a presenciar un evento de música en el Club Element sin embargo debido a que muchos no habían adquirido sus entradas previamente se encontraron con que los precios de las mismas en la puerta del local eran muy altos, por lo que optaron por no ingresar. Yo Había comprado el ticket con anticipación en la página web www.sendmetickets.com, pues tenía mucho interés de presenciar ese concierto. Esta era la primera vez que asistía al mencionado club.

Esa misma noche dentro del club, perdí mi celular IPHONE 5, el mismo que había adquirido en fecha 9 de febrero y del cual guardo la factura de compra. Posteriormente, y conforme se puede apreciar en el video de seguridad del Club Element, de fecha 21 de abril, F.R. (en adelante “F.”), compañera de estudios de la beca, tomó un celular que no le pertenecía y descuidando mi atención lo puso en el bolsillo de mi chamarra. Por las circunstancias del lugar, en el que la música era alta, no había suficiente luz y una multitud de personas no me percaté en absoluto de este hecho.

Como prueba y respaldo de lo mencionado precedentemente se ha obtenido el relato escrito del Jefe de Seguridad del Club Element, Sr. Jialu Feng, que estaba trabajando la noche del incidente. En este relato el guardia declara que el video de seguridad muestra a F. tomando un celular ajeno. Posteriormente el video muestra a F. caminando por la discoteca tocando y buscando cosas en los bolsillos de otros clientes.

El Sr. Feng también declaró en presencia de un traductor de nacionalidad boliviana, de mi madre, de mi hermana y de la Sra. Iris, traductora del club Element, que “yo no aparecía en los videos del incidente y que tanto el club como los guardias no tenían conocimiento de que yo había estado involucrado en este problema y lamentaban mi situación”.

Alrededor de la 1 a.m. del día 21 de abril, decidí volver a mi departamento pues no tenía ánimo para seguir en el lugar debido a la molestia y preocupación que me causaba el haber extraviado mi celular, sin percatarme de que en mi bolsillo llevaba un celular ajeno, puesto por una persona que no tuvo ningún reparo en incriminarme injustamente en este hecho.

Cuando me encontraba en mi departamento descansando, alrededor de las 3:30 am. Mi compañero de cuarto O.C., contestó una llamada de F. al departamento.

Sorprendido por la llamada, O. le dijo que “no son horas de llamar y que si quería hablar conmigo que me llame directamente a mi celular”, F. le dijo que yo había perdido mi celular y que por favor me despierte porque ella se encontraba en problemas y necesitaba ayuda. O. me despertó y me pasó la llamada.

Contesté la llamada y hablé con F., quien me confesó haber puesto un celular que no le pertenecía en mi bolsillo. Sorprendido le pregunté a F. porque había hecho esto, ella no dio más explicaciones y prosiguió rogándome que vaya en su auxilio a la estación de policía de Sanlitun y que lleve dicho celular ya que ella había sido detenida por haber tomado el mismo. Esta parte de los hechos puede ser corroborada por mi compañero de cuarto O.C.

Luego de esta llamada, tomé mi chamarra y pude verificar que efectivamente tenía un celular que no era mío en uno de mis bolsillos. Conforme a mis principios por devolver aquel objeto que no me pertenecía y motivado por solidaridad hacia mi compañera de estudios que se encontraba desesperada en un grave problema en un país extraño, salí en ese instante de mi departamento rumbo a la estación de policía. Al salir del departamento me preste el celular de mi compañero de cuarto O.C. por cualquier emergencia, ya que como indiqué precedentemente había extraviado mi celular.

Al llegar a la estación de Policía, entregué el celular que había sido puesto en mi bolsillo por F. y traté de explicar el mal entendido a la policía. No obstante, la policía China me aisló inmediatamente en un cuarto para interrogarme. En el interrogatorio traté de explicar lo ocurrido pero lamentablemente por la barrera del idioma y la discriminación a los extranjeros mi declaración nunca fue aceptada. Al contrario, desde el primer momento fui tratado como culpable de algo en lo cual nunca participé. Sufrí prepotencia y actitudes prejuiciosas por mi condición de extranjero. No se observó ninguna garantía procesal, como el derecho a un abogado, a llamadas telefónicas o a un traductor que me pudiera ayudar a entender lo que estaba pasando y los cargos por los cuales era acusado. Se levantaron una serie de acusaciones falsas en mi contra, intimidándome y haciéndome responsable de muchos otros incidentes ocurridos en ese club. Hechos sin ningún fundamento ni sustento, pues, como mencioné precedentemente era la primera vez que yo asistía a dicho club.

Luego de la devolución del celular, la víctima no quiso hacer ninguna denuncia. Sin embargo la policía China alegando que el celular era un bien de relevante valor económico tomo el caso. Además como se indicó ya habían ocurrido varios incidentes en el indicado club por lo que las autoridades policiales necesitaban a algún culpable para satisfacer su trabajo.

El interrogatorio al que fui sometido por la Policía se prolongó desde las 4:00 am hasta aproximadamente las 12:00 pm, es decir que estuve siendo interrogado, acosado y ultrajado psicológicamente inicialmente durante 8 horas. Cerca del medio día del domingo fui llevado esposado, como un criminal, por la Policía China a mi departamento para recoger mi pasaporte, en total inobservancia de los más elementales derechos humanos, en franco desconocimiento al principio de presunción de inocencia y denigrándome frente a mis compañeros del programa. Ellos al verme trataron de acercarse a mí a preguntarme que estaba sucediendo pero la Policía les cerró el paso con gritos prepotentes. Una vez que llegamos a mi habitación realizaron un cateo entre mis pertenencias seguramente con la finalidad de encontrar alguna evidencia incriminatoria, porque como se dijo me estaban culpando de muchos otros incidentes ocurridos en dicho club. Claramente no encontraron ninguna evidencia que me vincule en lo más mínimo al incidente del robo del celular, pero esto no sirvió de nada para atenuar la agresividad con la cual fui tratado. Esa fue la última vez que fui a mi dormitorio.

Como no pudieron encontrar ninguna prueba incriminatoria en la visita a mi dormitorio, el resto del día la policía siguió interrogándome de forma aun más abusiva e intimidatoria para que supuestamente pudiera confesar mi relación con el robo del celular. Como no era posible ni había ninguna coherencia entre los hechos por los cuales querían que me declare culpable, recurrieron al chantaje infame, manifestando que “todo iba a estar bien y que una vez que firmara una declaración iba a ser liberado”.

Adicionalmente, la policía China me informó que “F. ya había confesado su culpabilidad”. Las cosas empeoraron cuando en mi pasaporte vieron una visa de “Negocios”, mientras que yo había manifestado en todo momento que me encontraba en China como estudiante y lo correcto hubiera sido que el estatus de mi Visa hubiera sido el de “estudiante”. Esto causó aun mayor desconfianza en la Policía.

Luego de mucha insistencia me hicieron firmar, mediando siempre los gritos y la amenaza, una declaración en CHINO, la misma que nunca fue traducida y de la cual nunca conocí su contenido. Lo que ellos manifestaban era que “la declaración relataba la verdad de los hechos y que dado que F. había confesado su culpabilidad yo quedaría inmediatamente libre”.

A pesar de haber tratado de explicar mi verdad, durante más de 24 horas, con todas las barreras del idioma, el día 22 de abril, fui trasladado al centro de detención No. 1 de Beijing. Allí comenzaría un nuevo calvario. Una vez que llegué allí me entregaron un uniforme de presidiario de color plomo y naranja y me confinaron en una celda con once presos, chinos y extranjeros, detenidos por diferentes causas, desde asesinatos, narcotráfico y otros crímenes.

Estuve detenido e incomunicado durante treinta y siete días, la mayor parte de ellos durmiendo en el suelo, esposado y sin poder salir del cuarto, sin poder hacer ni siquiera una llamada a mi familia. Durante esos 37 días no vi la luz del sol, pero luego de las pocas horas que podía dormir despertaba bajo una fuerte luz de neón que estaba encendida las 24 horas del día. Durante varias semanas no supe si mi familia estaba enterada de lo que estaba pasando o qué sucedería más adelante.

En el transcurso de esos 37 días seguí siendo interrogado por la Policía. Durante las primeras 3 semanas era llevado esposado a un cuarto en donde se repetían los interrogatorios, con las mismas preguntas en chino y en un inglés precario, siempre con los mismos gritos y amenazas, siempre con la misma violencia psicológica. En cada interrogatorio se daban cuenta de que no tenían pruebas incriminatorias en mi contra.

En todo momento, desde el primer interrogatorio hasta el último mantuve mi verdad, pero aun así se me trató siempre de incriminar e inculpar. En los interrogatorios aprovechaba para exigir mis derechos, que se me permitiera hacer una llamada a mi familia, a la Embajada de Bolivia, la presencia de un abogado o al menos que me permitieran escribir una carta, sin embargo todos mis pedidos eran inmediatamente rechazados.

El día 26 de abril, luego de cinco días de estar detenido, recibí la visita del Sr. Franz Cristian Lazarte Escobar, Segundo Secretario Encargado de la Sección Consular de la Embajada de Bolivia y de la abogada Maggi Wang de la firma de abogados Beijing King Bond, la que fue contactada por la Embajada de Bolivia en Beijing y pagada por mis padres.

La visita del Sr. Lazarte y la Sra. Wang se llevó a cabo a través de un vidrio de seguridad y comunicándonos por un teléfono. Luego ellos informarían a la Embajada Boliviana lo siguiente:

“Nicolás se encontraba demacrado, deprimido y lloraba al hablar… salió con un overol color plomo y naranja que sería el uniforme del centro de detención y esposado de las manos. Nicolás le comento a Franz Lazarte que compartía un cuarto con otras 11 personas más, tanto chinos como extranjeros, que solo había 6 camas y que el dormía en el suelo, también dijo de que necesitaba dinero para comprarse comida… finalmente concluyo diciendo que comunique a su novia Vanessa que la ama”

La abogada Maggi Wang, informó que en sus entrevistas con F. y conmigo, ambos manifestamos que estábamos con mucha hambre y que sufríamos maltrato psicológico. Además, informó a la Embajada Boliviana que F. en su relato “LE CONFESÓ QUE TOMO UN CELULAR AJENO Y LO PUSO EN MI BOLSILLO”.

Asimismo, según consta en el informe legal preparado por la abogada Wang, la Policía China, le informó de la existencia del video de seguridad que incrimina a F.

Mi madre y mi hermana llegaron a China el día jueves 9 de mayo para poder cerciorarse que me encontraba aún con vida e informarse de lo que acontecía, ya que a Bolivia llegaba información confusa e incoherente de los hechos. Inmediatamente tomaron contacto con la Embajada Boliviana.

La Embajada de Bolivia, mediante carta de fecha 9 de mayo de 2013 solicitó a la policía China una visita de funcionarios de la embajada y de mi familia. Adicionalmente esta carta solicitaba que se mejore el trato a los estudiantes bolivianos, en vista de presumir su inocencia. La Embajada solicitó la nuestra excarcelación en vista de que se había excedido el tiempo de investigación, así como por el perjuicio causado a los estudiantes en su programa de estudios. La carta hacía alusión a la normativa procesal penal boliviana que establece que una persona solo puede permanecer encerrada o encarcelada por el tiempo de 48 horas. La carta pedía nuestra libertad condicional, y además un trato acorde a los derechos humanos.

El día viernes 10 de mayo de 2013, mi familia por medio de la Embajada de Bolivia y con la carta oficial descrita anteriormente solicitó poder visitarme. Lo único que lograron fue una reunión con el policía Zhao Yan, de la Policía de Beijing, a quien entregaron la carta de solicitud. El Sr. Yan dijo en esa oportunidad que para dicha solicitud debían esperar 8 días por la respuesta, pero que ningún miembro de mi familia podría tomar contacto conmigo, solamente me visitaría un miembro de la Embajada de Bolivia. Mi familia le suplico poder verme para tan solo saber que estaba con vida, el policía negó torpe y enérgicamente esa petición, manifestando que esas son sus leyes y que se tenían que respetar.

En fecha 14 de mayo de 2013, mis padres y los de F., escribieron al Ministro de Relaciones Exteriores y Culto, informándole lo acaecido y rogando se dé una pronta solución a la situación de sus hijos. Toda vez que se encontraban detenidos e incomunicados, en total inobservancia de sus derechos fundamentales. El 21 de mayo de 2013, se permitió la segunda visita al Sr. Franz Cristian Lazarte Escobar. Estando ya mi madre y mi hermana en China acudieron con el Sr. Lazarte al Centro de Detención con la esperanza de poder visitarme, sin embargo y a pesar de las súplicas de mi madre la policía negó esa petición. Mi madre suplicó solamente poder verme sin embargo esto fue imposible.

Debido a la desesperación, a la falta de garantías procesales, a la violación de los derechos humanos y al maltrato psicológico del cual fui víctima, se decidió que la mejor manera de terminar con esa injusticia era exigir mi expulsión de China. Los abogados encargados del caso fueron muy pesimistas con la alternativa de un posible juicio, manifestando que éste sería demasiado largo. Además debido a la experiencia en este tipo de casos con extranjeros involucrados no había ninguna garantía de transparencia e imparcialidad. De forma que se determinó que lo mejor era acudir a la vía diplomática.

En virtud de lo anterior, y por medio de la vía diplomática luego de 37 días de reclusión, sin haber cometido ningún delito, fui liberado el 28 de mayo. Le comunico a su autoridad que estoy en condiciones de proporcionar la evidencia de lo manifestado precedentemente.

II. De las obligaciones y compromisos de los becarios.
La Carta se refiere a las obligaciones y compromisos de los becarios, citando los
artículos pertinentes del contrato: “Inciso 6.1 señala que los becarios deben completar el Plan de Estudios en China de 9 a 12 meses según la especialidad, no pudiendo interrumpirlo por ningún motivo injustificado. Asimismo el inciso 6.2 establece que el becario cumplirá con el régimen disciplinario, organizacional y legal que se establezca para el periodo de entrenamiento en China”.

Al respecto y de acuerdo a los antecedentes expuestos, no interrumpí mi Plan de Estudios de forma injustificada. Estuve preso y en total incomunicación por 37 días. Fui víctima de un sistema policial que no es como el nuestro, en el que no se respetan los principios de presunción de inocencia, debido proceso y el derecho a la defensa. Adicionalmente, nunca incumplí con el régimen disciplinario, organizacional y legal de China. Mi único error fue ser solidario con una compañera de estudios que puso un celular SIN MI CONOCIMIENTO en mi bolsillo.

III. De la suspensión o terminación de la beca
La carta hace alusión a la clausula 7.1 del contrato, la cual manifiesta:
“SÉPTIMA: SUSPENSIÓN O TERMINACIÓN DE LA BECA
La beca otorgada al BENEFICIARIO se puede suspender, revocar o terminar, por las siguientes causas:
Si el becario deja de participar en el Programa de Entrenamiento y Transferencia Tecnológica durante el periodo de duración de la Beca o si se diera el caso que sin razón justificada no asiste a 6 clases de forma discontinua”.

Luego, la carta dispone: “En este entendido revisados los registros de asistencia del curso de Entrenamiento en la especialidad de formación de SEGMENTO TERRESTRE, se evidencia que usted no asistió a clases en las fechas citadas: 8 de abril al 21 de mayo del año en curso. Por lo que al presente su persona ya registraría un total de 12 faltas sin razón justificada, habiendo así incumplido el contrato suscrito incurriendo en causal de suspensión o terminación de la beca”.

Como se pudo demostrar a lo largo de esta carta mi inasistencia al programa nunca fue injustificada. Fui raptado y estuve privado de libertad por 37 días, de forma que me era IMPOSIBLE asistir a clases. Adicionalmente, no solamente estuve privado de libertad, sino que estuve TOTALMENTE INCOMUNICADO, de forma que me fue IMPOSIBLE avisar que no podría asistir a clases.

IV. De la Imposibilidad Sobrevenida NO IMPUTABLE A LAS PARTES
La clausula décima segunda del contrato manifiesta:
“DÉCIMA SEGUNDA: IMPOSIBILIDAD SOBREVENIDA NO IMPUTABLE A LAS PARTES.-
Cualquier obligación que contraten las partes por el presente contrato no podrá ser exigida si la causa de su cumplimiento se debe a la imposibilidad sobrevenida no imputable a la parte obligada, sin perjuicio que se ejecuten los mayores esfuerzos por las partes afectadas para superar las dificultades o consecuencias de tales eventos.
Fuerza mayor. Todos aquellos acontecimientos que no han podido preverse o que siendo previsibles son insuperables, ocasionados por fuerzas extrañas a la voluntad y control de las partes, como son los sucesos de la naturaleza, tales como terremotos, inundaciones, tempestades, derrumbes, explosiones, incendios y que son de conocimiento público; o que causados por el hombre, son incontrolables, como guerras, motines, conmoción civil, huelgas ilegales y bloqueos intempestivos, siendo este listado simplemente ilustrativo y no limitativo”.

Por su parte el código civil en relación al cumplimiento y la extinción de las obligaciones:
Art. 380.- (IMPOSIBILIDAD TEMPORAL). En caso de imposibilidad temporal el deudor no responde por el retraso en el cumplimiento mientras ella perdura. Pero la obligación se extingue si la imposibilidad se prolonga hasta el momento en que al deudor, de acuerdo al título de la obligación o a la naturaleza del objeto debido, no se le puede ya considerar obligado a cumplir la prestación, o el acreedor pierde interés en el cumplimiento. De lo anterior se tiene que tanto el Contrato de Otorgación de Beca, como la normativa civil, reconocen que en los contratos con prestaciones recíprocas NO EXISTE RESPONSABILIDAD por incumplimiento, cuando este incumplimiento es involuntario, y el mismo se debe a causales imprevistas e insuperables, como es mi caso.

En el tiempo de mis estudios, asistí regularmente a clases y demostré responsabilidad, empeño y dedicación estando dentro de los primeros 15 alumnos de mi segmento. Si bien falté a clases, esto fue por algo TOTALMENTE AJENO a mi voluntad, algo IMPREVISTO E INSUPERABLE. Fui víctima de una confusión en la cual por solidaridad y compañerismo traté de ayudar a una compañera en problemas, luego fui raptado siendo víctima de un sistema policial totalmente arbitrario e injusto. Estuve detenido 37 días, totalmente incomunicado y en completa violación a mis derechos fundamentales.

V. Restitución de la beca.
Esta claro que en mi caso no pueden esgrimirse las causales de incumplimiento de contrato mencionadas en la carta. El incumplimiento se debió exclusivamente a una injusticia que se dio por tratar de ayudar a una compañera, y luego a una injustificada detención por 37 días, detención que atenta con todas las garantías constitucionales y procesales penales que aplican en nuestro país.

Como su autoridad sabe, yo siempre he observado un ejemplar comportamiento he demostrado responsabilidad, dedicación y sacrificio a lo largo de mi carrera universitaria. En virtud de lo anterior, no está solamente en mi interés de completar el programa de estudios del Proyecto Satélite de Comunicaciones Tupak Katari, sino que también está en el interés del Estado Plurinacional de Bolivia, pues este es un proyecto sumamente importante para el país, el cual requiere gente dedicada, responsable y capaz.

Cumplí satisfactoriamente más de seis meses de entrenamiento en China, quedando en este tiempo dentro de los primeros 15 alumnos de mi segmento. Por las características del programa, estoy seguro de que el mismo se puede completar en forma satisfactoria de manera virtual durante 2 meses en Bolivia y los últimos 3 meses de capacitación de manera presencial, todo lo cual no significaría ningún gasto para el ABE.

Fui víctima de una brutal injusticia en un país extranjero, con terribles consecuencias emocionales y económicas para mí y para mi familia. Espero que en mi propio país no se consolide además una nueva injusticia.

Por todo lo expuesto y en honor a la justicia, solicito a su autoridad, reconsiderar la carta y restituirme la beca para que pueda completar con el PROGRAMA DE ENTRENAMIENTO Y TRANSFERENCIA TECNOLÓGICA DEL PROYECTO SATÉLITE DE COMUNICACIONES TUPAK KATARI.

Atentamente,
Nicolás Rolando Gumiel Conzelmann

Si te gustó, compártelo