jueves, 12 de julio de 2012

A tomar por culo españoles, Franco está de vuelta (y no sólo en Paraguay)




Inés Punto G

España, 23 horas. Madrid comenzó a arder hace pocas horas. Los medios conservadores desde La Razón hasta El País, tímidamente anuncian el enfrentamiento entre mineros y policías. ¿Enfrentamiento? No jodan, la paliza que les propinaron a los manifestantes los pacos de mierda es al estilo puro y duro del franquismo. No respetaron a niños, a familias ni a viejos que se manifestaban en la Puerta del Sol por la tarde-noche, y también por la mañana en el Ministerio de Industria.

Sí, algo se comenzaba a podrir desde la asunción del Partido Popular (PP) al poder y los españoles aún, ahora, mientras Madrid huele a cenizas, siguen dormidos, amilanados. Los viejos se quedan en la casa por el aroma que aún hoy destila la dictadura de más de 40 años y los jóvenes por el conformismo, por la poca memoria de un pasado sangriento. Les vale más ir de cañas (por cerveza), ir de fiesta que salir a manifestarse. Los otros, los que se manifiestan, son los rojos.


Los recortes comenzaron a darse desde enero de este año, frente a la amenaza y con la sonrisa subnormal de Rajoy, su presidente: “Cada viernes un recorte”. Rajoy, un antiguo funcionario público sin mucho cerebro y con una creencia férrea en la imagen de Franco, su gran dictador, ha asumido como política de su gobierno un discurso nacionalista y privatizador, cuyo principal niño mimado es la Banca y al carajo con los millones de parados que hay en toda España.

Los españoles no hicieron nada cuando el subnormal de su Presidente fue a agachar el culo para pedir ayuda de la Unión Europea, lo mismo que cuando su presidente, que atacaba al gobierno anterior porque planteaba subir el IVA –el impuesto más regresivo de todos-, decidió subirlo 3 puntos, igual que cuando prometió no tocar sanidad y educación y ya lleva recortados cerca de 200.000 millones de euros, incluidos sanidad y educación. Exactamente idéntico que mientras decide el futuro despido de más de 600.000 funcionarios públicos regala sin reparos 100.000 millones de euros a sus amigos corruptos de la banca, aquellos que, no hay que olvidar, provocaron la actual crisis. Pero, ¿y los españoles? ¿Por qué no se quejan?

Fácil,  porque los españoles gritaban eufóricos la victoria del equipo español en la Eurocopa mientras se anunciaba la desaparición de su Estado. Los medios conservadores festejaron los goles, opacaron la noticia del Rescate y acabaron silenciando la marcha de los mineros que había salido el 22 de junio de Asturias, León y Aragón y se dirigía a Madrid, a la Moncloa al punto neurálgico, a la casa política de Rajoy.

Mientras los cientos de mineros caminaron casi 400 kilómetros para llegar a la Moncloa, en sus ciudades de origen sus familias, compañeros –algunos instalados en huelgas y encierros en las minas- se manifestaban y enfrentaban a los antidistrubios; e incluso los habían espantado. España se teñía de negro. 

Los medios cómplices (periódicos: La Razón, ABC, El País, El Mundo entre los nacionales; televisión: Antena 3, Telecinco, La Cuatro), sí, cómplices, fieles a sus amos de la derecha no informaron sobre las acciones de los antidisturbios en estas comunidades, cuando fueron a reprimir a los focos de confrontación o de manifestaciones. Los medios de comunicación no dijeron nada, y hoy ocultan la información para seguir manteniendo a la gente en sus casas y para mostrar al mundo que España es un país estable.


En medio de este Gran Hermano, las únicas opciones de comunicación son: twitter, facebook, las redes sociales y algunos periódicos como el Público, el sarcástico medio El Jueves y el canal de televisión la Sexta que van informando sobre lo que REALMENTE está pasando en España.

¿Pero qué pasa en las Españas?
¿España se moviliza? Sí, y en los últimos meses mucho. ¡Es verdad! En la última convocatoria de los sindicatos, la denominada Huelga General del 29 de Marzo, una masiva ola de “rojos” -porque los que reclaman son "rojos", no son españoles a quienes los joden por todo lado- tomaron las calles. Pero acá las manifestaciones son pacíficas y muy, muy ordenadas. Por extraño que parezca, para nosotros, los bolivianos, doctos en manifestaciones y enfrentamientos, los ibéricos planifican la toma de las calles, piden permiso para salir a gritar en contra del gobierno y antes de la manifestación de la huelga, las marchas se caracterizaron por ser bastante silenciosas.

Es evidente, si pides permiso para manifestarte, esto da tiempo a que los sabuesos del orden  puedan protegerse bien y entrenarse para apalear a quien tan sólo le lance un: “Hijo de puta” y pobre de aquel que le llegue una botella de plástico, además de apaleado y encerrado será multado económicamente por causar disturbios. No olvidemos que estos perros de caza tienen toda una raíz franquista, huelen a rojo y están a la orden del día a golpear y no pararán hasta sacar sangre.


Prueba está lo que pasó con la manifestación de los mineros este 11 de julio, los pacos iban armados hasta los dientes, protegidos hasta los brazos y reventaron cabezas de quien se le cruzó por el camino. Sí, los mineros también se manifestaron de manera pacífica, contrariamente a lo que sucede en Bolivia, que tiembla la tierra cuando protestan.

¡Jodeos putos migrantes!
Rajoy no es indiferente con los migrantes y ahí también entramos todos los no españolitos. Hoy por hoy los “sin papeles” son uno de los problemas, y ya se escuchaban las primeras criminalizaciones dentro de la ciudadanía: “ellos nos roban los empleos”, “ellos nos roban nuestra salud y nuestra educación”, y lo repican los medios de comunicación de derecha que protegen los intereses de este partido.

Amparado por una votación mayoritaria y  al contar con un rodillo parlamentario, Rajoy dejará a miles sin papeles sin sanidad: si antes un inmigrante sin papeles podía ir al hospital y recibir atención médica, a partir de agosto no lo podrá hacer porque los médicos y los servicios de salud lo tienen prohibido por ley. Sí, joderse es Ley.

Así de irónico, la LEY obliga a los médicos a ver sufrir a los enfermos sin papeles y no brindarles atención. Aunque un grupo de los galenos se pronunció contra esta Ley y atenderán a todos quienes necesiten servicios, Rajoy continuará con sus medidas. Ya va jodiendo a los españoles, los sin papeles no podían ser la excepción.

Los bolivianos sin papeles, como otros migrantes, son sus limpia culos, fueron aquellos albañiles explotados durante la época del ladrillo, viven en la clandestinidad sin derechos y hoy se los vuelve a condenar, son la segunda fuerza económica que mantiene Bolivia y son los invisibles allá o acá.

¡ARRIBA ESPAÑA! 

Franco ha vuelto.



Nota de LMP:

Inés Punto G es el seudónimo que usa nuestra colega periodista boliviana que radica en las Españas. ¡Gracias Inés! por este panorama tan jodido y a este paso vamos a tener que mandarte remesas.


Si te gustó, compártelo